Dentro de nuestros archivos y sin recordar el origen encontramos el siguiente planteo: deben imaginarse que tienen frente a sí a otro jugador y participan Uds. de un juego con las siguientes reglas:

  1. No se pueden comunicar con el otro jugador.
  2. Pueden Uds. elegir A o B.
  3. El otro jugador también puede elegir (al mismo tiempo) A o B.
  4. Si ambos jugadores eligen A, cada uno obtiene 10 millones. Si ambos eligen B, cada uno se lleva 2 millones. Si uno elige A y el otro B, el que elige A no saca nada y el que elige B, 25 millones.
  5. Ambos quieren maximizar su beneficio.

¿Qué harían Uds.? ¿Qué creen Uds. que haría el otro? ¿Seguro?

Déjennos sus respuestas en los comentarios del artículo, nosotros les dejaremos luego algunos intentos de solución.

2 Comments

  1. Roman dice:

    Elijo A, esperando que la otra persona haga lo mismo.
    Estuve bien?

  2. cgmpblog dice:

    Estimado colega, muchas gracias por contactarnos, aquí les estamos enviando algunos Intentos de Solución

    1. Si cada jugador parte de que el otro es igual que él en todo, se deduce que ambos elegirán A o ambos B. Es claro entonces que es mejor A. (Elegante pero poco realista: todo el mundo se cree más listo que el otro).
    2. Supongamos que el juego se juega muchas veces y cada jugador tiene una estrategia. Por ejemplo,. una estrategia es jugar siempre A; otra, jugar alternativamente A y B; otra jugar la primera vez A y, a partir de la segunda, hacer lo que el otro jugador haya hecho la vez anterior (“ojo por ojo”). Se puede estudiar así el efecto a largo plazo de cada estrategia.
    3. A lo anterior se añade que, además de jugarse muchas veces, se juegue entre muchos jugadores que se enfrentan cada vez por parejas cambiando de pareja al azar.
    4. A más largo plazo, se puede suponer que se trata de un proceso de selección natural: en las condiciones del punto anterior, cada jugador tiene, después de un cierto número de jugadas, una descendencia que hereda su estrategia y que es más o menos numerosa dependiendo de la ganancia acumulada por el progenitor en la etapa que termina. Se han simulado cosas así por ordenador para ver hasta qué punto son ventajosos en la selección natural los genes “egoísta”, “cooperador”, “ojo por ojo” y otros muchos. Curiosamente, el “ojo por ojo” suele salir bastante mejor parado que otros a pesar de su aparente simpleza.
    Saludos
    Adrián

Deje una Respuesta