¿Has oído hablar de bambú? Bueno los que practicamos judo y tuvimos la oportunidad de ser discipulos de maestros japoneses, si.

bambu

La historia que solían contarnos era la siguiente:

Si siembras una semilla de bambú en el suelo y le das el agua suficiente durante todo el verano obtendrás … nada.

Si luego lo continuas regando y le añades un poco de fertilizante en el verano siguiente obtendrás … nada.

Si le das un poco de amor y cuidado durante el tercer verano obtendrás … nada.

Se paciente durante un verano más y obtendrás … nada.

PERO … en el quinto verano, el brote de bambú deseado y muy ausente, aparecerá y crecerá a su altura máxima a unas pocas semanas … tan alto como 30 m en un verano.

Esa es la recompensa vale la pena esperar!

Pero hablemos algo sobre el bambú…

El bambú (de la familia de las gramineas) es una de las plantas de más rápido crecimiento en el mundo,  puede crecer tan alto como 2.5 m en un día!

Constituye un gran símbolo oriental y tiene mucha presencia en nuestra decoración occidental actual, pero en realidad lo que nosotros utilizamos para decorar nuestras casas, como si fuese bambú, no es bambú, sino drácena sanderiana, aunque realmente son difíciles de distinguir.

Se utiliza como un material para la construcción, la escritura, pero también puede ser utilizado como un arma o un instrumento musical. El bambú se utiliza en todo el mundo, pero no crece tan rápido en todas partes. Necesita un clima y un suelo adecuado. El bambú no puede crecer hasta que el sistema rizoma que la sustenta es extensa y bien cuidada, sin raíces no habrá arbol.

No puedo dejar de hacer un paralelo con la forma en que ponemos algunos esfuerzos en la construcción de una cultura de calidad en nuestras organizaciones.

¿Regamos con paciencia a nuestros futuros brotes durante cinco años antes de esperar resultados? Generalmente no.

¿Vigilamos atentamente el crecimiento del sistema de rizomas, las raíces de nuestra cultura para asegurar con el tiempo el magnífico tronco que producirá? Generalmente No.

¿Creemos que tendremos éxito después de años de esfuerzos, tenemos fe en nuestras raíces? Ummm…no

¿Queremos resultados y rápido? Claro que sí.

Pero, ¿realmente pensamos que podemos lograr esto sin un sistema de raíces fuertes y eficientes? Realmente no podemos creer eso.

Hace poco tiempo tuve la oportunidad de participar en una reunión en la cual participaban dos profesionales de la industria farmacéutica, jóvenes profesionales que están haciendo una excelente carrera en un prestigioso laboratorio multinacional.

Y en un momento quedé estupefacto, cuando uno le decía al otro:

“Con el fin de llamar la atención de la Dirección, TENEMOS que hablar de la cultura de calidad y de cómo cambiarla de forma rápida»

La imagen del bambú vino a mi mente, pero el significado de ese ”de forma rápida” me generaba dudas.

Finalmente cuando dijo: “… Dentro de 6 a 12 meses. » les pedí la oportunidad de comentarles mi opinión, tratando de argumentar a favor de un tiempo, y les dije:

“Ustedes no tienen que hacer que suceda por completo en 12 meses, pero pueden mostrar  muchos resultados en ese lapso de tiempo, y luego les muestran como sostenerlos y aumentarlos con el tiempo… »

Todos sabemos y entendemos que un cambio cultural profundo no puede suceder durante la noche, pero podemos confiadamente esperar resultados rápidos en un corto espacio de tiempo.

Pero me permití decirles además que para ello necesitamos:

  • Una clara visión de la “cultura” de Calidad que deseamos
  • Una clara señal de forma continua a partir de los líderes de las organizaciones
  • Objetivos claros
  • Compromiso real de todos

Creo que ese es el camino correcto, pero, les parece que vamos muy lento?

Napoleón diría: “Vísteme despacio que estoy apurado..».

Para los interesados en los sistemas de calidad, quiero compartirles como los sistemas de calidad están integrados a la gestión de riesgo de calidad, en un simple flujo de proceso, solo tienen que enviarnos un email a info@cgmpdoc.com y con gusto se lo enviaremos.

Deje una Respuesta