Archivo bajo la Categoria ‘Reflexiones’

Jim Boswell, un amigo nuestro que se crió en una granja, comenta que los niños del campo aprenden naturalmente acerca de los ciclos de causa y efecto que constituyen los sistemas. Ven el escalonamiento entre la leche, la hierba que come la vaca y el estiércol que fertiliza los campos. Cuando una tormenta se cierne sobre el horizonte, aún un niño sabe cerrar la compuerta de un pozo de agua, sabiendo que si se estropea tendrán que hervir el agua, o transportarla en cubos desde lejos. Acepta sin dificultad un dato que es contrario a la intuición: las mayores inundaciones constituyen el momento en que más se debe cuidar el agua.

En la vida de las organizaciones abundan estas paradojas. El momento de mayor crecimiento es el momento de planificar para tiempos difíciles. Las medidas más productivas pueden ser las que más consuman nuestros recursos. Cuánto más luchamos por lo que deseamos, más conspiramos contra las posibilidades de conseguirlo. Estos principios sistémicos no son importantes en sí mismos sino porque representan un modo más fructífero de pensar y actuar. Para incorporarlos a nuestra conducta se requiere lo que David McCamus, ex Gerente General de Xerox Canada, llama “visión periférica”: la capacidad de enfocar el mundo con una lente de ángulo ancho, para ver como nuestros actos se relacionan con otras esferas de la misma actividad.

Un Idioma universal

Aunque muchos consideran que el pensamiento sistémico es una magnífica herramienta para resolver problemas, consideramos que es más potente como lenguaje, pues expande nuestro modo de abordar los problemas complejos. Las construcciones sujeto-verbo-objeto de la mayoría de los idiomas occidentales (donde A causa B) tornan difícil hablar de circunstancias donde A causa B, mientras B causa A, y ambos se relacionan continuamente con C y D. Las herramientas del pensamiento sistémico – diagramas de ciclo causal, arquetipos y modelos informáticos – nos permiten hablar con mayor soltura de las interrelaciones, pues se basan en el concepto teórico de los procesos de realimentación. La estructura por la cual los elementos de un sistema se  “alimentan” con una influencia e información recíprocas puede generar crecimiento, producir decadencia o moverse naturalmente hacia un estado de equilibrio.

Sabemos que “hablamos” con fluidez el idioma sistémico, como dice nuestro colega Michael Goodman, “cuando se convierte en la segunda naturaleza, cuando nos descubrimos pensando de esa manera, cuando no hay que traducirlo a un círculo causal o un arquetipo de nuestro idioma para entenderlo”.

Daniel Kim, director de The Systems Thinker, señala que en algunas organizaciones multinacionales donde no todos son hablantes nativos del mismo idioma se usan diagramas de arquetipos, con los elemento descritos en el idioma de cada participante, para deliberar sobre temas complejos. Aunque no entiendan las palabras de los demás entienden que todos ven estructuras comunes.

En Federal Express, el trabajo con pensamiento sistémico en un laboratorio piloto de aprendizaje ha permitido mejoras sin precedentes en la relación con muchos clientes. Estos empezaron a notar que los representantes de Federal Express eran más abiertos, más serviciales, más capaces de resolver problemas estratégicos. “No hubo un cambio drástico de política – dice Pat Walls, un funcionario de la empresa que coordina el proyecto del laboratorio de aprendizaje.

Cuando se examinan las historias, se ve que este cambio surgió de cientos de pequeños detalles que cada individuo hacía a su manera. Es como esa vieja expresión: “Somos lo que comemos”. Si comenzamos a pensar de otra manera, vemos las cosas de otra manera. Todos nuestros actos comienzan a cambiar”.

Si el cuerpo humano es “lo que comemos”, nuestras organizaciones se convierten en las historias que nos contamos a nosotros mismos. Cuando se instituye la práctica de pensamiento sistémico, idealmente mediante combinaciones complementarias de las herramientas que describimos en esta parte del libro, terminamos por contarnos historias diferentes. Si estas historias son creíbles y resonantes, cambia la comprensión colectiva de la organización, y luego de sus operaciones.

 

Tomado de “La quinta disciplina en la práctica” de Peter Senge.

Kintsugi es el arte japonés de arreglar las roturas de la cerámica, con barniz espolvoreado con polvo de oro, plata o platino, de modo de resaltar las cicatrices. Forma parte de una filosofía que plantea que las roturas y reparaciones son parte de la historia de un objeto y deben mostrarse en lugar de ocultarse. Esto mejora el objeto, poniendo de manifiesto su transformación e historia.

kintsugi

El  kintsugi (en japonés carpintería de oro) se remonta a finales del siglo XV cuando el shōgun, Ashikaga Yoshimasa envió a China, para ser reparados, dos de sus tazones de té favoritos. El resultado no fue de su agrado, así que buscó artesanos japoneses que hicieran una mejor reparación, dando así con una nueva forma de reparar cerámicas, convertida en arte. De esa manera se da el caso de que antiguas piezas reparadas mediante este método sean más valoradas que piezas que nunca se rompieron.

Si queremos que la documentación le agregue valor a nuestras actividades, esta debe exponer lo ocurrido, sólo así será el soporte de lo realizado cuando necesitemos apelar a ella.

¿Qué es la creatividad?

creatividad

Podemos definirla como:

  • La capacidad de producir cosas nuevas y valiosas
  • El pensamiento abierto divergente, dispuesto para imaginar cosas nuevas y soluciones de problemas
  • La generación de nuevas ideas y conceptos, o la asociación de ideas y conceptos conocidos para producir nuevas ideas

Para ello no solo es importante tener la capacidad de encontrar soluciones originales, sino también tener la voluntad para modificar o transformar el mundo.

Pero les dejo un cuento titulado “Cuestión de vida o  muerte” que sintetiza muy bien la creatividad:

Cuenta una antigua leyenda, que en la Edad Media, un hombre fue injustamente acusado de haber asesinado a una mujer. En realidad, el verdadero autor era una persona muy influyente del reino y por eso, desde el primer momento buscaron un “chivo expiatorio” para encubrir al verdadero culpable.

El hombre fue llevado a juicio, ya conociendo que tendría escasas oportunidades de escapar al terrible veredicto: “la horca”.

El juez, también cómplice, cuidó a dar todo el aspecto de un juicio justo y por esta razón le dijo al acusado:

-“Conociendo tu fama de hombre justo y devoto del Señor, vamos a dejar en manos de Él tu destino. Vamos a escribir en dos papeles separados las palabras culpable e inocente. Tu escogerás uno de ellos y será mano de “D” la que cuida tu destino”.

Por supuesto, el funcionario corrupto había preparado dos papeles con la misma leyenda “Culpable” y la pobre víctima, aún sin conocer los detalles, se dio cuenta que el sistema era trampa. NO había escapatoria. El Juez le pidió al hombre que tomara uno de los dos papeles doblados.

Éste inspiró profundamente, quedó en silencio unos cuantos segundos con los ojos cerrados pensando, y cuando la sala comenzaba a impacientarse, abrió los ojos y con una extraña sonrisa, escogió y agarró uno de los papeles y llevándolo a la boca, lo comió rápidamente.

Sorprendidos e indignados los presentes, le reprocharon airadamente.

-Pero.. ¿Qué hiz0?… ¿Y ahora?… ¿Cómo vamos a saber el veredicto?

“Es muy sencillo” respondió el acusado, “Es cuestión de leer el papel que queda y sabremos que decía el otro, el que yo escogí”

Con rezongos y disgustos mal disimulados, tuvieron que liberar al acusado.

A veces ser creativo puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte. No?

La calidad de los productos así como la salud y seguridad de los pacientes es lo más importante para todos los que trabajan en la elaboración y suministro de productos farmacéuticos.

calidad de productos farmaceuticos_1

Se debe contar con sistemas robustos y controles de calidad a través de toda la cadena para garantizar que cada producto cumple con todos los criterios de calidad aplicables.

Sin embargo, ¿Son suficientes estos sistemas y controles?

¡Cumplir no es suficiente!

El Cumplimiento requiere el fiel seguimiento de los lineamientos reglamentarios, los estándares y las políticas del laboratorio. Es la base de toda la operación y ejecución de calidad, sin embargo no garantiza la misma.

Disponer de SOPs, sistemas y controles no es suficiente!

¿Qué es una cultura de calidad?

Un ambiente donde cada persona entiende y reconoce su responsabilidad en proteger la calidad del producto y la seguridad del paciente. El laboratorio puede tener todos los SOPs, sistemas y controles requeridos, pero sin una cultura de calidad no podrá garantizar la calidad de los productos y la continuidad del negocio.

¿Cómo luce una cultura de calidad?

La Calidad se integra al proceso desde el principio. Los riesgos al elaborar y distribuir medicamentos de calidad se entienden y se mitigan adecuadamente. Las ejecuciones de las actividades son verificadas en tiempo real y si es necesario son efectuadas correcciones.

Se trata de una organización con deseo de resolver los problemas, compartir las lecciones aprendidas y con una clara idea de hacer las cosas bien a la primera vez. Los problemas se escalan según sea necesario y se resuelven en colaboración con las áreas involucradas. No hay señalamientos personalizados.

Las decisiones difíciles se toman en base a lo que es correcto y no lo que es necesario, aun cuando esto presente obstáculos para lograr los objetivos del negocio.

La calidad es responsabilidad de todos!

Lo crítico de la cultura de calidad, se trata de los comportamientos, no de SOPs ni de políticas.

Sin una cultura de calidad fuerte no se puede mitigar totalmente los riesgos en la manufactura y distribución de los productos. La cultura de calidad no se puede imponer por agentes externos ni tampoco se introduce con solo cambiar los sistema de calidad.

Responsabilidad de los líderes, ellos deben:

  • Proveer los fundamentos necesarios para proteger la calidad.
  • Crear un ambiente donde hacer las cosas correctamente y hacer lo correcto se valora por encima de la velocidad y el costo.
  • Hacer del mejoramiento continuo una prioridad, que resulte en la necesidad de identificar y resolver problemas.
  • Proclamar el valor de escalar los problemas y generar reportes de desvíos.
  • Ayudar a los empleados a reconocer desvíos e implementar un proceso eficiente para su investigación.
  • Establecer mecanismos de seguimiento a los desvíos y la publicación de métricas asociadas a los mismos.
  • Modelar todos estos comportamientos!

Responsabilidad de todos los empleados, ellos deben:

  • Seguir los procedimientos en todo momento.
  • Realizar solo las tareas para las cuales han sido capacitados y Entender el porqué de las tareas que realizan.
  • Preguntar o buscar ayuda si no entienden las instrucciones.
  • Realizar las tareas correctamente en todo momento.
  • Manejar toda documentación con prontitud y corrección.
  • Seguir eficientemente la implementación de todas las acciones correctivas identificadas como resultado de desvíos, cambios, etc.

Importante:

Deben comunicar a su supervisor toda situación atípica, pueda o no ésta impactar la calidad de un producto.

Difúndalo, tal como les comenté en el artículo Las raíces de la cultura de calidad, este proceso lleva tiempo, por dicho motivo, no espere, empiece ya.

¿Has oído hablar de bambú? Bueno los que practicamos judo y tuvimos la oportunidad de ser discipulos de maestros japoneses, si.

bambu

La historia que solían contarnos era la siguiente:

Si siembras una semilla de bambú en el suelo y le das el agua suficiente durante todo el verano obtendrás … nada.

Si luego lo continuas regando y le añades un poco de fertilizante en el verano siguiente obtendrás … nada.

Si le das un poco de amor y cuidado durante el tercer verano obtendrás … nada.

Se paciente durante un verano más y obtendrás … nada.

PERO … en el quinto verano, el brote de bambú deseado y muy ausente, aparecerá y crecerá a su altura máxima a unas pocas semanas … tan alto como 30 m en un verano.

Esa es la recompensa vale la pena esperar!

Pero hablemos algo sobre el bambú…

El bambú (de la familia de las gramineas) es una de las plantas de más rápido crecimiento en el mundo,  puede crecer tan alto como 2.5 m en un día!

Constituye un gran símbolo oriental y tiene mucha presencia en nuestra decoración occidental actual, pero en realidad lo que nosotros utilizamos para decorar nuestras casas, como si fuese bambú, no es bambú, sino drácena sanderiana, aunque realmente son difíciles de distinguir.

Se utiliza como un material para la construcción, la escritura, pero también puede ser utilizado como un arma o un instrumento musical. El bambú se utiliza en todo el mundo, pero no crece tan rápido en todas partes. Necesita un clima y un suelo adecuado. El bambú no puede crecer hasta que el sistema rizoma que la sustenta es extensa y bien cuidada, sin raíces no habrá arbol.

No puedo dejar de hacer un paralelo con la forma en que ponemos algunos esfuerzos en la construcción de una cultura de calidad en nuestras organizaciones.

¿Regamos con paciencia a nuestros futuros brotes durante cinco años antes de esperar resultados? Generalmente no.

¿Vigilamos atentamente el crecimiento del sistema de rizomas, las raíces de nuestra cultura para asegurar con el tiempo el magnífico tronco que producirá? Generalmente No.

¿Creemos que tendremos éxito después de años de esfuerzos, tenemos fe en nuestras raíces? Ummm…no

¿Queremos resultados y rápido? Claro que sí.

Pero, ¿realmente pensamos que podemos lograr esto sin un sistema de raíces fuertes y eficientes? Realmente no podemos creer eso.

Hace poco tiempo tuve la oportunidad de participar en una reunión en la cual participaban dos profesionales de la industria farmacéutica, jóvenes profesionales que están haciendo una excelente carrera en un prestigioso laboratorio multinacional.

Y en un momento quedé estupefacto, cuando uno le decía al otro:

“Con el fin de llamar la atención de la Dirección, TENEMOS que hablar de la cultura de calidad y de cómo cambiarla de forma rápida»

La imagen del bambú vino a mi mente, pero el significado de ese ”de forma rápida” me generaba dudas.

Finalmente cuando dijo: “… Dentro de 6 a 12 meses. » les pedí la oportunidad de comentarles mi opinión, tratando de argumentar a favor de un tiempo, y les dije:

“Ustedes no tienen que hacer que suceda por completo en 12 meses, pero pueden mostrar  muchos resultados en ese lapso de tiempo, y luego les muestran como sostenerlos y aumentarlos con el tiempo… »

Todos sabemos y entendemos que un cambio cultural profundo no puede suceder durante la noche, pero podemos confiadamente esperar resultados rápidos en un corto espacio de tiempo.

Pero me permití decirles además que para ello necesitamos:

  • Una clara visión de la “cultura” de Calidad que deseamos
  • Una clara señal de forma continua a partir de los líderes de las organizaciones
  • Objetivos claros
  • Compromiso real de todos

Creo que ese es el camino correcto, pero, les parece que vamos muy lento?

Napoleón diría: “Vísteme despacio que estoy apurado..».

Para los interesados en los sistemas de calidad, quiero compartirles como los sistemas de calidad están integrados a la gestión de riesgo de calidad, en un simple flujo de proceso, solo tienen que enviarnos un email a info@cgmpdoc.com y con gusto se lo enviaremos.

Convencer

Existen mil y una maneras diferentes de convencer. Lo importante es encontrar y desarrollar un estilo único y personal. Y el debate es un excelente ejercicio de habilidades de razonamiento, que combina desafío y diversión. Un debate amplio contribuye a mejorar la calidad de la comunicación verbal. Obliga a expresar ordenadamente y de manera decisiva los conceptos desde diferentes puntos de vista. Enseña a articular ideas de manera clara y rápida, y a pensar críticamente.

Debatir

El debate insta a analizar, formular, argumentar, presentar el mensaje y además… a ¡escuchar! A través de una dinámica lúdica, al final de la formación los asistentes podrán aprovechar los aspectos únicos de su personalidad para su propio beneficio, y al mismo tiempo optimizar y enfocar cualquier convicción personal y volverla una herramienta eficaz en las discusiones.

Autor: Elmer de Ronde

Elmer de Ronde, fundador de Convence, es consultor de negocios y capacitador de debate, con una amplia trayectoria en ambos campos

www.convence.com.ar

 

Muchas veces perdemos tiempo empujando objetivos o tareas triviales, sin importancia, tareas NO urgentes. Numerosos estudios demuestran que las personas que buscan tener más tiempo disponible son las que gastan imprudentemente, por ejemplo viendo series de TV, viendo las noticias más de una vez al día, escuchando o participando de chismes, etc.

Ser eficaz nos permitirá hacer más y más cada día de acuerdo a nuestro Plan, y finalmente obtener un mayor disfrute de la vida.

 

La matriz urgente/importante nos permite usar el tiempo eficazmente, no solo eficientemente.

¿Cómo utilizar la matriz importante / urgente para administrar su tiempo eficazmente?

¿Cuáles son las actividades importantes y cuales las urgentes?

El buen manejo del tiempo significa ser eficaz, así como eficiente, manejar el tiempo eficazmente y lograr lo que Ud. Quiere alcanzar, significa invertir tiempo en tareas importantes y no solo urgentes.

Para ello es necesario entender lo siguientes:

  • Actividades importantes: tienen un resultado que lo lleva a alcanzar sus objetivos, profesionales o personales.
  • Actividades urgentes: son las que exigen atención inmediata y con frecuencia están asociadas con el logro de metas de otra persona.

Las actividades urgentes exigen la atención debido a que las consecuencias de no tratar con ellas son inmediatas.

Uso de la matriz:

Es una poderosa herramienta para pensar en las prioridades, nos ayuda a separar la tendencia natural de centrarse en las actividades urgentes y focalizarse en lo realmente importante:

 matrizurgenteimportante

 PPio de Eisenhower:

“Lo que es importante rara vez es urgente y lo urgente es rara vez importante”

Siga estos pasos para utilizar la matriz para dar prioridad a sus actividades:

  1. El primer paso es hacer una lista de todas las actividades y proyectos que Ud. que tiene que hacer.
  2. Luego, en una escala de 1 a 5, asigne la importancia a cada una de las actividades (la importancia de la actividad para alcanzar sus objetivos o metas). Trate de no ocuparse por la urgencia en esta etapa.
  3. Luego evalúe la urgencia. Al hacer esto, trace cada elemento en la matriz de acuerdo a los valores que ha asignado.
  4. Ahora estudie la matriz usando las estrategias que se describen a continuación para el programa de prioridades.

Estrategias para los diferentes cuadrantes de la matriz

 Urgente e importante

Hay dos tipos distintos de actividades urgentes e importantes: los que no se han podido prever y los que uno ha dejado para último momento.

Estas últimas pueden evitarse si uno las planifica y evita dilatarlas.

Problemas, por otro lado, no siempre pueden preverse o evitarse. Aquí el mejor enfoque consiste en dejar algo de tiempo en su agenda para manejarlos y actividades no planificadas importantes.

Urgente y NO importante

Estas actividades le impiden a Ud. lograr sus metas, y completar su trabajo. Pregúntese si estas tareas pueden ser reprogramadas o si las puede delegar.

Una fuente común de este tipo de interrupciones es de otras personas en su oficina. A veces es más apropiado decir “No” con educación o animarlos a resolver el problema por si mismos. Como alternativa, intente programar un tiempo en el cual Ud. Está disponible. Al hacer esto, Ud. Será capaz de concentrarse en sus actividades importantes por períodos de tiempo más largos.

No Urgente, pero importante

Estas son las actividades que le ayudan a alcanzar sus metas personales y profesionales y completar un trabajo importante. Dedíquele el tiempo necesario para hacerlas y que no se conviertan en urgentes.

No Urgente y No importante

Estas actividades son distracciones, y deben ser evitadas si es posible. Algunas pueden ser actividades que otras personas quieren que Ud. Haga, pero que no contribuyen a sus propios resultados deseados. Una vez más, decir “NO” con cortesía, si es posible.

Punto clave:

La matriz urgente / importante nos ayuda a ordenar la lista de tareas e identificar rápidamente las actividades importantes.

El debate es una capacitación personal en la que se adquiere de modo gradual la habilidad de convencer a otros de las propias ideas o puntos de vista, y convertir al auditorio en aliado del emisor. Es un arte cuyo punto de partida está en las diferencias de opinión. En ciertas ocasiones es confrontativo, busca convencer. En otras, explorativo, y sirve para obtener información imprescindible en la toma de decisiones bien fundadas, definir estrategias o generar conocimientos profundos sobre un tema en concreto.

banner-elmes

La calidad de la comunicación

Un debate bien entendido contribuye a mejorar la calidad de la comunicación verbal y gestual. Obliga a expresar ordenadamente y de manera decisiva conceptos desde diferentes puntos de vista. Enseña a articular ideas de manera clara y rápida, y a pensar críticamente. Invita a analizar, formular, argumentar, presentar el mensaje y además… a ¡escuchar! Es un excelente ejercicio de habilidades de razonamiento, que combina trabajo en equipo, desafío y diversión. En cada uno de nuestros cursos, jornadas y talleres los asistentes aprenden habilidades de suma utilidad para decodificar la estructura de la argumentación de quienes esgrimen opiniones diferentes de las suyas. Conocer al otro, identificar sus modos de razonamiento, leer su lenguaje gestual y descubrir sus razones profundas resulta estratégico para lograr una argumentación sólida capaz de contrarrestar con éxito las ideas del oponente.

Un debate bien entendido contribuye a mejorar la calidad de la comunicación verbal y gestual. Obliga a expresar ordenadamente y de manera decisiva conceptos desde diferentes puntos de vista. Enseña a articular ideas de manera clara y rápida, y a pensar críticamente. Invita a analizar, formular, argumentar, presentar el mensaje y además… a ¡escuchar! Es un excelente ejercicio de habilidades de razonamiento, que combina trabajo en equipo, desafío y diversión. En cada uno de nuestros cursos, jornadas y talleres los asistentes aprenden habilidades de suma utilidad para decodificar la estructura de la argumentación de quienes esgrimen opiniones diferentes de las suyas. Conocer al otro, identificar sus modos de razonamiento, leer su lenguaje gestual y descubrir sus razones profundas resulta estratégico para lograr una argumentación sólida capaz de contrarrestar con éxito las ideas del oponente.

Convencer es la meta

¿Qué es convencer? Es ayudar a decidir, es influir, es contagiar una idea y, en el mejor de los casos, inocularla en la mente del receptor de tal manera que sienta que no hay otra opción posible. El convencimiento lleva al otro a actuar, pero no obligado, sino con la seguridad de haber tomado el mejor camino. Persuadir es obligar al otro a cambiar de idea. Es una de las formas del convencimiento, pero no la única. La disuasión, que lleva al receptor a no tomar una decisión, es otra forma del convencimiento. Ambas versiones buscan torcer una decisión ya tomada. Para convencer hace falta autoridad, que puede estar dada por el conocimiento de la materia que se trata, por los valores del emisor del mensaje, por la posición en que se encuentra, o por muchas otras causas. Y sobre todo, para convencer hace falta conocer al otro, entender sus motivaciones, escucharlo atentamente. Y hacer lo propio con uno mismo.

¿Qué es convencer? Es ayudar a decidir, es influir, es contagiar una idea y, en el mejor de los casos, inocularla en la mente del receptor de tal manera que sienta que no hay otra opción posible. El convencimiento lleva al otro a actuar, pero no obligado, sino con la seguridad de haber tomado el mejor camino. Persuadir es obligar al otro a cambiar de idea. Es una de las formas del convencimiento, pero no la única. La disuasión, que lleva al receptor a no tomar una decisión, es otra forma del convencimiento. Ambas versiones buscan torcer una decisión ya tomada. Para convencer hace falta autoridad, que puede estar dada por el conocimiento de la materia que se trata, por los valores del emisor del mensaje, por la posición en que se encuentra, o por muchas otras causas. Y sobre todo, para convencer hace falta conocer al otro, entender sus motivaciones, escucharlo atentamente. Y hacer lo propio con uno mismo.

Escuchar, esa costumbre en desuso…

Todos hablamos, pocos escuchamos. Y sin embargo, todos queremos ser escuchados. Quien aprenda a escuchar habrá ganado la mitad de la batalla. El debate enseña a escuchar. Pero no como quien percibe la música de la radio, como un fondo de pantalla auditivo. La escucha activa es la que capta tanto los sonidos como los silencios, las muletillas, el lenguaje del cuerpo, las intenciones ocultas en un suspiro, la respiración acelerada, el movimiento de las manos… Todo un mensaje paralelo repleto de información útil a la hora de planear una argumentación.

Todos hablamos, pocos escuchamos. Y sin embargo, todos queremos ser escuchados. Quien aprenda a escuchar habrá ganado la mitad de la batalla. El debate enseña a escuchar. Pero no como quien percibe la música de la radio, como un fondo de pantalla auditivo. La escucha activa es la que capta tanto los sonidos como los silencios, las muletillas, el lenguaje del cuerpo, las intenciones ocultas en un suspiro, la respiración acelerada, el movimiento de las manos… Todo un mensaje paralelo repleto de información útil a la hora de planear una argumentación.

Análisis del discurso

En los cursos de debate gran parte del tiempo se dedica a la planificación de la argumentación. Esta instancia requiere un análisis crítico de lo que se está defendiendo o refutando, para llegar a las razones ocultas del discurso, que actúan sobre el receptor a nivel inconsciente. El análisis crítico es una habilidad poco enseñada en las escuelas, que permite la toma de decisiones consciente y responsable.

En los cursos de debate gran parte del tiempo se dedica a la planificación de la argumentación. Esta instancia requiere un análisis crítico de lo que se está defendiendo o refutando, para llegar a las razones ocultas del discurso, que actúan sobre el receptor a nivel inconsciente. El análisis crítico es una habilidad poco enseñada en las escuelas, que permite la toma de decisiones consciente y responsable.

Argumentación sólida: la casa hecha de ladrillos

En este momento en que el acceso a la información es más democrático que nunca, y cualquier persona, con un dispositivo y una conexión, puede obtener los datos que busque en apenas segundos, el problema no reside en la imposibilidad de llegar al conocimiento, sino en el caudal abrumador de data disponible. El poder ya no es de quien recibe la información, sino de quien sabe seleccionarla y editarla para sus propios fines. Editar es esencial para argumentar. Conocer todas las posibilidades, seleccionarlas concienzudamente y usarlas del modo correcto no sólo puede torcer una decisión ajena, sino –sobre todo- fortalecer los argumentos propios y evitar grietas en el edificio del discurso.

En este momento en que el acceso a la información es más democrático que nunca, y cualquier persona, con un dispositivo y una conexión, puede obtener los datos que busque en apenas segundos, el problema no reside en la imposibilidad de llegar al conocimiento, sino en el caudal abrumador de data disponible. El poder ya no es de quien recibe la información, sino de quien sabe seleccionarla y editarla para sus propios fines. Editar es esencial para argumentar. Conocer todas las posibilidades, seleccionarlas concienzudamente y usarlas del modo correcto no sólo puede torcer una decisión ajena, sino –sobre todo- fortalecer los argumentos propios y evitar grietas en el edificio del discurso.

Cuando habla el cuerpo

Si bien el objetivo es convencer con argumentos sólidos, todo aquello que rodea al mensaje cobra también importancia. Sin ser una clase de oratoria, el curso de debate enseña al ponente a convencer mediante la palabra oral, pero también a transmitir solidez con sus posturas y gestos, y a leer el lenguaje no verbal de su oponente… y de su auditorio. Los movimientos, los tics, las muletillas, las señas pueden entorpecer o facilitar la llegada del mensaje al oyente.

Si bien el objetivo es convencer con argumentos sólidos, todo aquello que rodea al mensaje cobra también importancia. Sin ser una clase de oratoria, el curso de debate enseña al ponente a convencer mediante la palabra oral, pero también a transmitir solidez con sus posturas y gestos, y a leer el lenguaje no verbal de su oponente… y de su auditorio. Los movimientos, los tics, las muletillas, las señas pueden entorpecer o facilitar la llegada del mensaje al oyente.

Autor: Elmer de Ronde

Elmer de Ronde, fundador de Convence, es consultor de negocios y capacitador de debate, con una amplia trayectoria en ambos campos

www.convence.com.ar

 

Debatir inteligentemente: herramientas para la argumentación y la resolución de problemas.

La habilidad para debatir contribuye a mejorar la calidad de la comunicación verbal para expresar sus ideas con confianza y convincentemente. Obliga a expresar ordenadamente y de manera decisiva los conceptos desde diferentes puntos de vista. Enseña a articular ideas de manera clara y rápida, y a pensar críticamente. El debate insta a analizar, formular, argumentar, presentar el mensaje y además… a ¡escuchar!

La comunicación eficaz conduce a una toma de decisiones rápidas y eficientes, que a su vez aporta mayor competitividad para las organizaciones. Manejar los elementos para facilitar una comunicación eficaz es una habilidad imprescindible para poder transmitir mensajes en situaciones diferentes y para presentar planes o soluciones para lograr una mejor comprensión.

Si Ud. está interesado en este tema no se pierda el curso sobre Debate, que dictará el Ingeniero Elmer de Ronde, consultor de negocios y capacitador de debate,  el próximo 6 de junio de 2014.

Ing. Elmer de Ronde,  Capacitador y Coach. elmer@convence.com.ar

www.convence.com.ar – Convence – el arte de debatir

“When I was asked to attend the general manager’s meeting the first time, I was happy to attend because I thought I could say that there Were no problems in my department. And I said so when it was my Turn to report. Then, this General Manager from Toyota looked straight into my eyes and said, ‘Steve, when you say you do not have a problem, that is the problem.’”
At this moment, I realized that in order to succeed in this business, I have to change my way of thinking totally.
From JIT Kakumei no Shogeki by Kiyoshi Suzaki, p. 14.

“Having no problems is the biggest problem of all.”
“Kaizen opportunity in disguise.”
Taiichi Ohno